Sobre el Encuentro entre Astrólogos

GENTE DE ASTROLOGÍA – GeA 2006

"EL DECANO DE LOS CONGRESOS INTERNACIONALES EN LATINOAMERICA"

 

  Este fin de semana se concretó el 10ª encuentro de Gente de Astrología, en donde fuimos Claudia Y yo expositores.

Debo confesar que diez años, han permitido, que el congreso evolucionara en sus ponencias, años atrás, cuando estuvimos, nos encontramos con una ponencia sobre "La Danza de la Luna", que no era otra cosa que el concepto astrológico de la canción infantil La Farolera Tropezó. Así como suena de ridículo fue el contenido del tema.

Este año, fue en cambio muy diferente, con ponencias interesantes y profesionales, con participación de Juan Estadella de España y Celisa Barenger de Brasil, dando un marco verdadero Internacional.

Un décimo encuentro, que se realiza en una capital como lo es Buenos Aires, su experiencia en décadas, tendría que haberse visto reflejado en su organización. Y es en esto en donde manifiesto mis mas sinceras críticas hacia los organizadores.

En su acto de presentación la Sra Silvia Ceres, hizo una clara referencia que los congresos no existirían sin la participación de los que exponen, la audiencia y los auspiciantes-

Sin embargo este concepto, no se vio reflejado en la realidad del evento, en conceptos mínimos y esenciales para brindar un clima adecuado y armonioso.

En el ingreso, es habitual que se entreguen las credenciales de identificación, las cuales directamente no existieron. Se entregó un bolsa de papel madera Grande con un CD, un bolígrafo y algunos, si algunos papelitos de 10 x 10 cm, un décimo aniversario ameritaba un esfuerzo mas elegante y estético. Extrañé muchísimo la no realización de un brindis inaugural, o de poder contar de acceder a través de un termo, con un poco de café o agua.

En pleno siglo XXI, el no contar con un cañón proyector para ilustrar las ponencias, o cualquier otro elemento clásico como ser transparencia, etc, fue un desacierto. Solo se contó  con paneles de papel para graficar y marcadores que por su calidad dejaron de rendir a los primeros trazos. Esto se agravó ante una inadecuada iluminación sobre el escritorio del ponente, los cuales tuvimos que luchar contra nuestras presbicias más de lo habitual.

El organizar, que se realicen tres ponencias simultaneas, que para quienes no se interiorizan sobre cada una de ellas antes del congreso debe haber resultado todo un desafío de elección. Tuvimos la satisfacción que durante nuestra ponencia que la audiencia ocupara mas del 90 % de la sala y que nuestros juegos de fotocopias de gráficos, no alcanzaran para todos. Creo que fue todo un mérito si tenemos en cuenta otro desacierto el de organizar el día del congreso, el mismo día que el partido inaugural de la selección Argentina en el mundial de Alemania. En la muy interesante ponencia de Fernando Fernandes, de Brasil, la cual felicito ahora públicamente, tuvimos que interrumpir para escuchar el grito de gol que provenía desde el exterior.

Pero mi mayor malestar fue, cuando nos fue entregado el diploma del congreso, donde se cometió el imperdonable error de ubicar a Claudia como participante y no como expositora de nuestra ponencia, este es un error que no se debe cometer.

Debo reconocer que todo lo anterior, se ve disminuido con el calor de los amigos en especial los extranjeros y de miembros de nuestra Lista de Investigaciones Astrológicas, Imhotep – Sothis.  como PILI y NÉSTOR.

Durante el almuerzo, compartimos un hermoso momento con nuestras amigas y colegas de Brasil, que iniciáramos nuestra amistad en Salta,  quienes nos ratificaron su invitación para estuviéramos presente en el congreso de Río de Janeiro en septiembre próximo. Debo reconocer que salió el contraste entre la organización del congreso de Salta de Mario, que fue su  primer encuentro latinoamericano. Salta fue lo opuesto a este 10 congreso de GEA. Por su calidez, y impecable organización, los ponentes pudimos contar con elementos de proyección de última generación.

Todo encuentro o congreso en donde nos reunimos humanos con un objetivo común, como en este caso la astrología, como seres sociales que somos, respondemos a ese inconsciente deseo de socializar con amigos y colegas y disfrutar de nuestros objetivos en común, razón que nos une. Este deseo es siempre superior  a las falencia de organización que un encuentro puede tener, reunirnos es ya un logro, y es bajo este elemental concepto que manifiesto mis sinceras críticas, a los efectos que entre todos podamos mejorar para disfrutar mejor nuestros encuentros.

 

 

 

Vicente Oscar Gigli