Ensayo sobre la carta de un Evento de un viaje astral

(hecho verídico)

©

Copyright  por Claudia Lamata

 

 

 

Muchas personas sueñan o tienen visiones o experiencias de orden espiritual, como los desprendimientos del cuerpo físico o más conocidos como Viajes Astrales.

 

Cuando soñamos, la psicología nos explica que utilizamos los hechos que a diario vivimos, como lo hacemos con los elementos que componen nuestra vida cotidiana y en el sueño les otorgamos formas y significados diferentes. Creando situaciones no reales, sean estas felices o no tanto. Y con todo esto formamos un material muy rico para entender un poco que nos pasa por dentro.

 

Estoy segura que es así y funciona muy bien, mas aún cuando una persona está en terapia por lo general sueña para poder tener en la sesión con el terapeuta mas pautas para su sanación. En realidad sueña para el terapeuta.

 

Pero también estoy segura que existen otros sueños, que escapan un poco a este concepto, son aquellos que cumplen un rol predictivo, sueños que nos anuncian cambios en nuestra vida, cambios concretos o materiales.

Es muy frecuente escuchar a las personas relatar que soñaron algo que pronosticaba un suceso trascendente en su vida, u otras que narran como sintieron que abandonaban su cuerpo y se elevaban muy alto, experimentando sensaciones maravillosas.

 

Creo que el ser humano es muy rico en información y permanentemente descubrimos algo nuevo y diferente.

Pero este tema no es nuevo, para nada. Las predicciones oníricas como los viajes astrales datan de muchos, muchos, años atrás.

 

Este artículo consiste en un ensayo,  sobre una experiencia de un viaje astral, a través del análisis de la carta del evento.

El tema pertenece a una mujer que acostada en la cama preparada para dormir, antes de apagar la luz, ve la hora, y es la 1hs.10 minutos AM.

Para mayor comprensión pondremos un nombre de fantasía a nuestra consultante, la llamaremos Lucía

 

Primero paso a relatar la experiencia y posteriormente el análisis de la carta del evento.

 

Después de apagar la luz, Lucía se acomodó en la cama y al cerrar los ojos, tuvo una sensación extraña, como si algo la elevara desde lo alto, a una velocidad inimaginable. De pronto se hallaba, en una habitación muy grande, de techos muy altos, apenas iluminada por velas. Y frente a ella vio una mujer que se miraba en un espejo antiguo. Esta  estaba de pie frente al espejo y de espaldas a  Lucía.

Me relataba, que en ningún momento se sintió incómoda o con temor, por el contrario notó que esa habitación antigua con su mobiliario de época no le perturbaba, como tampoco la presencia de la joven que la miraba a través del espejo, sonriéndole.

Ella se acerca a esta mujer que en ningún momento la enfrenta solo se miran por el espejo, y Lucía  le dice “ayudame, hagámoslo como siempre”, y después de decir esto ambas, ella y la otra levantan el brazo derecho, apuntando hacia la izquierda y hacia arriba. Lucía se siente feliz y la joven mujer también, ya que en todo momento sonríe y su mirada es de alegría y afecto.

La describe como a una joven de mediana estatura, delgada con un vestido a la usanza del año 1860/70 y el cabello suelto cayendo por la espalda.

Después de que ambas elevan los brazos, se encuentra caminando por un pasillo oscuro de techos altos y piso de madera de grandes tablones, hasta que empieza a elevarse y volar. Pero no está sola, hay una voz atrás suyo, una voz de mujer, que le indica como debe hacer para elevarse aún más y por donde ir.

Lucía se sentía muy feliz y libre y por sobre todo con una paz muy pocas veces experimentada.

Por momentos ella pensaba que se caería y la voz que la acompañaba la alentaba para seguir ascendiendo.

Luego percibe que camina por otros lugares, auque no puede recordar muy bien.

Me decía que fueron muchas sensaciones y estuvo por muchos lugares atravesándolos a una gran velocidad, y que sentía como si hubiera vivido hechos o situaciones que era imposible recordar,  ya que si las hubiera vivido estando despierta, hubiera llevado meses.

Reacciónó aspirando una bocanada de aire y dando un brinco en la cama, aunque se sentía muy bien y relajada,  encendió la luz y vio que el reloj marcaba la 1hs. 17minutos AM. Es decir que su experiencia tuvo una duración de siete minutos.

 

Ella recuerda muy bien que apagó la luz a la 1hs. 10 mts. Y reaccionó de un sobresalto a la 1hs. 17mts.

 

 

Análisis e la Carta

 

 

 

 

 

Nos encontramos con un ascendente en 17º 04´ de  Sagitario,  y su regente, Júpiter,  se emplazó en el signo de Escorpio en la casa XII.

Solamente tomando al signo ascendente nos está indicando al noveno signo del zodiaco en reposo, Sagitario,  y a sus lecturas referentes a sueños y visiones.

Júpiter emplazado en la XII, corrobora la situación descripta por nuestra protagonista. Ya que la casa XII, nos presenta información sobre la actividad espiritual que podamos desarrollar, como la conexión entre situaciones de vida intrauterina, como podemos darle el alcance de estados anteriores al nacimiento. Ya que marca el estado previo a la salida al mundo.

Júpiter representa a la nativa  y a su capacidad visionaria. El signo de Escorpio agrega la gran percepción, intuición y facilidad para bucear en este caso en las aguas piscianas de la casa XII.

 

En el tema de los sueños y visiones, los antiguos nos hablan al respecto.

En el libro Conplido En Los Iudizios De Las Estrellas, en la Segunda Parte, Capítulo 13, nos dice:

 

Messehalla, Alhayath y Abnerfarfan dijeron “valora esto mismo con el signo de la casa IX desde el ascendente. Si encuentras en aquella casa algunos de los siete planetas, juzga la visión de cada uno de ellos según lo que hemos dicho de su significado cuando están en el ascendente, y al significado del Sol le añadirás que se vió volar a sí mismo o que vio una luz deslumbrante”

 

También, en  El libro Textos Astrológicos, de Zael, Hermes, Almanzor, Bethen. Editorial Teorema y Traducción y notas de Demetrio Santos Santos.

 

En él encontramos sobre una visión o sueño.

 

“En las interrogaciones sobre este tema  has de considerar siempre el 9º Signo.

Luego, si ves en él una estrella (planeta),  ponla como significador de la bondad o maldad de la visión……..

 

Tomando en consideración estos párrafos, volvamos a la carta. Vemos una casa IX en el signo de Leo y con Saturno ahí emplazado. El Libro Conplido continúa informándonos:

 

Entonces procedemos de a cuerdo a lo indicado: “Saturno en la casa IX , sabrás que en su sueño vio muertos, diablos, cosas sucias, terroríficas y peligrosas.”

 

Si recordamos la narración de la experiencia :

 

De pronto se hallaba, en una habitación muy grande, de techos muy altos, apenas iluminada por velas. Y frente a ella vio una mujer que se miraba en un espejo antiguo. Esta estaba de pie frente al espejo y de espaldas a Lucía.

 

Ahora tomemos en cuenta lo que nos dicen los antiguos y el emplazamiento de Saturno en IX,  podemos deducir que la protagonista de esta historia tuvo un contacto con una persona del pasado y de otra época.

Es importante el lugar que ocupa el regente de la casa IX en este caso el Sol, ubicado en un ángulo sumamente sensible, en la cúspide de la casa IV. Esta nos habla (además de las lecturas conocidas) de lo mas profundo que pueda existir en el individuo, en las raíces del alma y en un pasado.

Nuevamente se corrobora el contacto con un pasado lejano, con alguien que no está en el plano físico. Un intercambio con un ser muy allegado a esta mujer, que con su voluntad espiritual fue en su busca para pedirle ayuda ayuda.

 

Los antiguos hacen referencia al Sol y a la Luna en esta cita:

…Dicen ellos que el Sol es la visión que aparece en la vigilia, y la Luna es la visión escondida mientras se duerme

 

Y precisamente el desprendimiento y el viaje se realiza en estado de vigilia, siendo el Sol quien rige este estado y ese Sol es el que en la carta ocupa un ángulo de privilegio en 26º de Leo, conjunto a la casa casa IV. Emplazamiento que sostiene la veracidad de lo acontecido.

Es muy importante destacar que Saturno y el Sol, están en Recepción Mutua, aunque no estén en aspecto. Siendo que el Sol es regente de la casa IX y Saturno significador por su emplazamiento en la misma casa, afirma aún más la trascendencia del contacto con alguien del pasado y en estado espiritual.

Saturno desde la IX se extiende hacia el eje V/XI en un contacto de trígono-sextil con el eje nodal, en un aspecto muy partil. Es sumamente relevante ya que el eje por si solo nos relaciona con todo lo vincular y kármico. Si aplicamos estos conceptos en el tema que tratamos vemos una vez más el significado de esta carta.

 

Como en toda carta de evento o carta horaria, la Luna cumple un rol significativo. Se ubica en la casa X y en el signo de Virgo.

De su ubicación por casa, una de las lecturas por casas derivadas nos informa:  Penas y pérdidas de amigos y Pensamientos referidos a la muerte.

 

Si analizamos estas palabras podemos ver que seguimos una misma línea con lo dicho anteriormente. Y para poder relacionar con mas facilidad,  recordamos  nuevamente parte del relato:

 

Ella se acerca a esta mujer que en ningún momento la enfrenta solo se miran por el espejo, y Lucía le dice “ayudame, hagámoslo como siempre”, y después de decir esto ambas, ella y la otra levantan el brazo derecho, apuntando hacia la izquierda y hacia arriba. Lucía se siente feliz y la joven mujer también, ya que en todo momento sonríe y su mirada es de alegría y afecto.

 

La Luna rige la casa VIII de la carta, casa natural de Escorpio, muerte, resurrección, transformación.

Por lo que ella cuenta, puedo deducir que aparentemente en el pasado podría haber existido un vínculo de amistad y de mucha armonía, a tal punto de repetir un gesto que era como un símbolo o señal o costumbre entre ellas.

Y su ubicación por casa nos remite a la pérdida de una amiga en este caso muy querida y un pensamiento referido a la muerte, como describe la lectura de casas derivadas.

También Virgo está emplazado en la casa XI de la carta, casa de amigos y la Luna con su connotación femenina nos refleja la imagen de una mujer.

 

La Luna en su recorrido hace un sextil a Júpiter,  del que ya hablamos. Es decir la Luna, es significadora de la cosa preguntada o en este caso del motivo del evento, se conecta en un contacto feliz, como es el sextil,  con el regente del ascendente. Este contacto nos explica la comunicación armoniosa que existió, ya que el sextil es un ángulo de 60º que abarca desde Aries a Géminis, básicamente es un contacto de comunicación, de movilidad. Acto que también realizan al desplazarse astralmente.

En un segundo movimiento la Luna toca en trígono a Venus. Nuevamente aquí nos encontramos con que Venus rige Libra que está interceptado en la casa XI, casa de amigos. Si observamos esta Venus que pocos días atrás se había puesto directa de su movimiento retrógrado, también le hizo un aspecto de sextil a Júpiter,  existiendo también una Recepción Mutua por término.

 Todos estos aspectos marcan aún mas el contacto, la veracidad y autenticidad de lo ocurrido.

Finalmente la Luna en su último contacto hace un trígono a Marte, regente de casa XII y emplazado en la casa VI de la carta y en Tauro. Marte está a disposición de la Luna y nos indica su origen desde la XII, nos muestra con su emplazamiento en la casa VI, una necesidad de trabajar lo que se está percibiendo en la XII. De trabajarlo en la vida cotidiana, como lo hace Virgo, a través del análisis, abstracciones y artesanalmente. Con la perseverancia y constancia de Tauro.

En cartas de eventos u horarias, es siempre muy importante ver cuando un planeta significador o una luminaria descargan por cúspide de Asc/VII o Mc/IV.

Aquí tenemos a la Luna saliendo en cuadratura partil por el Asc. Revelándonos una tensión o esfuerzo por salir a la luz. Una necesidad de quiebre interno para aceptar que estas experiencias son loables y no tan extrañas, como también un desafío a seguir con el viaje.

 

Y algo más que nos dicen los antiguos, en el libro Conplido:

 

…Y yo digo que mires el Regente del Ascendente, o el Almuten del Ascendente y la Luna; mira cual de entre ellos, está en la casa IX, o en la III, y si no encuentras ninguno, mira si alguno de ellos está en el Ascendente, o en alguno de sus ángulos.

 

El Almuten del Ascendente le corresponde a Júpiter, regente también del ascendente de la carta.

 

 

Grados Sabianos

 

También nos aportan información

 

La  Luna:  18º de Virgo :Una experiencia de química en un laboratorio universitario. La emoción suscitada por el descubrimiento de los procesos ocultos de la materia. El análisis intelectual de los datos de la existencia, o bien la alquimia de las fuerzas psíquicas.

 Júpiter: 19º de Escorpio : Un loro que repite lo que acaba de oír. Actividad mental condicionada por una inspiración trascendente que ella todavía no puede comprender. Espiritismo.

Charubel

Saturno:7ª de Leo:  Una figura  de forma piramidal con una Cruz de Malta en su vértice o cúspide. Este es un grado tan glorioso como difícilmente exista otro en el zodíaco. Procede de un rayo de luz de un sol superior, metafísico, uno de aquellos soles que junto con el nuestro se mueven alrededor del Sol Central. Significa el mayor bien, lo excelso, con inspiraciones proféticas, rige lo maravilloso y llena el alma de una marca de gloria celestial. Este grado tiene afinidad con 7° de Libra.

Nodo Negativo 7º de Libra :   Un ángel se mantiene suspendido en el aire mostrando en su mano un rollo de pergamino desplegado. En ese pergamino están impresos diversos signos. Este grado está signado como grado mesiánico. Esto no quiere significar que cada individuo que lo tenga en su ascendente será un perfecto Mesías. Sin embargo, si posee en el nacimiento aspectos favorables en los grandes planetas, será decididamente superior a la generalidad de las personas.